Ir al contenido principal

El mito de la cama dura

¿Sabe por qué le han dicho que es bueno dormir en una cama firme? Históricamente, los colchones estaban hechos de materiales que se comprimirían. Esto hacía que los colchones se hundieran en el centro, forzando una posición del cuerpo similar a la de dormir en una hamaca. No era, pues, de extrañar que la gente se quejara de dolores en la espalda y el cuello y, como solución, se les aconsejó colocar una tabla debajo del colchón como apoyo. Así nació el mito de la cama dura.

Como resultado, una de las principales ideas erróneas que tienen las personas a la hora de elegir un colchón hoy en día es que confunden la firmeza con un apoyo adecuado. Desafortunadamente, una cama demasiado firme obliga al cuerpo a adaptarse a ella, cuando debería ser al revés. Una cama firme no solo crea puntos de presión que pueden inhibir la circulación, sino que también hace que sea prácticamente imposible alinear la columna vertebral.

Un colchón demasiado firme no permite que los hombros y caderas se hundan. Por lo tanto, actuará contra su cuerpo, haciendo que sus hombros y caderas giren hacia dentro, forzando una posición de la columna vertebral poco natural. Esta presión puede crear una presión intensa sobre la parte inferior de la espalda, especialmente en la región lumbar, donde la columna se une al hueso pélvico.

Por el contrario, un colchón demasiado blando no proporciona un apoyo adecuado. El cuerpo termina en una posición de hamaca, lo que provoca que los hombros y las caderas adopten una mala posición y se curve la columna. Al igual que con la cama firme, esta curvatura ejerce presión sobre la parte inferior de la espalda y puede hacer que los músculos permanezcan tensos toda la noche intentando proteger la columna vertebral.

Acceda a la legendaria cama DUX de Suecia. El objetivo de cada cama DUX es alinear su columna vertebral para ayudar a aliviar el dolor de espalda y distribuir su peso de manera uniforme para maximizar la circulación. Todos los componentes están diseñados para proporcionar una postura correcta al dormir. Esta posición solo es posible si la cama se adapta y sostiene el cuerpo a lo largo de toda su longitud de forma que la columna vertebral pueda descansar en una posición natural, ligeramente perpendicular a las caderas y los hombros. La única forma en la que la espalda puede relajarse completamente es con la columna vertebral apoyada en esta posición.

Y, como no hay dos tipos de cuerpo idénticos, la cama DUX tiene múltiples características que le permiten personalizar el nivel de apoyo en sus hombros, espalda y piernas en función de su tipo de cuerpo, necesidades y preferencias. Esto permite a dos personas con diferentes complexiones y necesidades personalizar su propio lado. Y si sus necesidades cambian con el tiempo debido al embarazo, una lesión o la edad, puede ajustar su cama en consecuencia.

En la cama DUX, ya no tendrá que renunciar a la comodidad.

Note la diferencia

No hay mejor manera de experimentar la cama DUX que probarla en la vida real. Despeje todas sus dudas. Busque la tienda más cercana y véalo en persona.

Buscar una tienda